¿QUÉ ES EL IMPUESTO AL SOL Y CÓMO NOS AFECTA?

 En el año 2015 debido al boom de la energía solar fotovoltaica el gobierno implantó el RD 900/2015 en el que se recoge el llamado IMPUESTO AL SOL que consiste en un peaje por “utilizar” el tendido eléctrico existente, lo que supone que, aunque no consumamos electricidad de la red, deberemos pagar por el hecho de tener acceso.

 

Actualmente desde la Unión Europea este impuesto ha sido declarado ilegal por lo que se prevee que a corto plazo, esta ley sea derogada, pasando a una legislación en sintonía con el resto de países europeos fomentando del uso de energías limpias y renovables en los hogares. Cabe decir, que a día de hoy (2018) no existe ninguna instalación de uso residencial que haya tenido que hacer frente a ello.

 

Si decides INSTALAR SISTEMAS AISLADOS (sin conexión a red) esta ley NO afectaría a tu instalación, ya que toda la electricidad consumida vendrá dada por tu propia instalación, olvidándándote así, de la factura de la luz.

 

Si por el contrario decides SEGUIR CONECTADO A LA RED quedarían totalmente EXENTAS de pagar dicho impuesto las instalaciones menores de 10 KW, una casa de uso residencial tiene de media una instalacion de 4 kw, lo que quiere decir que es practicamente imposible que ninguna casa de uso residencial llegue a pagar este impuesto y estaría limitado a instalaciones industriales.

 

Por lo que, a pesar de las falsas creencias, el temido "impuesto al sol" no afectaría. Siendo totalmente legal y gratuito su uso después de una correcta instalación.

 

Para volver a la sección de preguntas frecuentes pulsa aquí.